REBRANDING & PACKAGING PARA HELADERÍA CA'N MIQUEL

No es fácil abordar el reposicionamiento de una marca con más de 40 años de historia y memoria. La Heladería Ca’n Miquel necesitaba una actualización de marca y comunicación para expresar su permanencia y evolución y, durante dos años, nos ocupamos del proyecto de reposicionamiento de marca como responsables de comunicación de la heladería. 

Palma, de mayo de 2021 a febrero de 2023

En este periodo de tiempo, el proceso de rebranding ha sido fundamental y escoger al estudio que respetase los códigos de la marca sin alterar la esencia de la empresa familiar era un trabajo delicado. Para actualizar la imagen de la mítica heladería de Palma hicimos equipo con Maggie Adrover, al frente del estudio de diseño gráfico Màrmola Mans. Este proyecto ha sido el resultado de más de 12 meses de trabajo en equipo y una contrapropuesta a un sistema existente.

El rediseño de la identidad de Ca’n Miquel nace ante la necesidad del cliente de contar con una faja para sellar el tarro de su delicioso y artesano helado en formato take away. A partir de este encargo, y haciendo equipo con Màrmola Mans, analizamos y propusimos una solución global para todos los envases que ofrece la heladería. Después de un exhaustivo estudio de materiales, medidas y formas -congelados, a granel, en botes- dimos con un sistema universal y de carácter práctico, puesto que se empaqueta a mano en el obrador.

En su parte más formal, el punto de partida fue el mítico logotipo original de 1979. Este es reconocido y querido por los clientes de toda la vida por lo que nuestra labor ha sido ajustarlo y acompañarlo con elementos gráficos con el propósito de elevar la marca, reflejar la calidad de sus productos y homenajear su alma artesana. 

“El ejercicio de rediseñar una marca siempre parte del respeto y la gracia está en cambiar lo justo para obtener una imagen viva y coherente en su actualidad e intacta en su esencia”. -Màrmola Mans.

Con el tiempo, este sistema de embalaje se ha convertido en un elemento gráfico muy característico de la marca y ha trascendido a más piezas corporativas: los sobres de llonguets, las bolsas de papel, el famosísimo turrón de Navidad en forma de lazo a modo de regalo, las pegatinas con claims propios que se pegan hoy en los recipientes take away…

Upload Image...

Para los bombones, con ánimo de hacer algo más especial, diseñamos un estilo ilustrativo original, también fruto del logotipo del predí Miquel. Como si todas las piezas que hemos generado fueran descendencia del diseño primigenio que creó el abuelo, a partir de un segmento del logotipo original y a modo de collage, dibujamos escenas representativas de Can Miquel: la fachada de la actual heladería y el interior de la primera tienda en la calle Jaume III, que todos recordamos con cariño.

En el rebranding de Ca’n Miquel -y durante todo el proceso de reposicionamiento- hemos seguido siempre la misma premisa: actualizar la marca con sumo cuidado y respeto por una empresa que debe seguir siendo reconocible para todos los clientes que confían en el saber hacer de los Solivellas para disfrutar, desde 1979, del mejor helado artesanal de la ciudad. 

En el desarrollo de un proyecto tan especial como este, que ha durado más de dos años y que demandaba un trabajo estratégico y creativo, la unión de perfiles profesionales diferentes ha dado un resultado profundo, resolutivo y altamente interesante.

Gracias por estos dos años de confianza, Ca’n Miquel.

Cometido

Comisariar el trabajo de rebranding del packaging de Ca’n Miquel con Màrmola Mans

Objetivo

Dirigir el proceso de reposicionamiento de marca de la Heladería Ca’n Miquel


Un proyecto en colaboración con Mármola Mans

Entra o regístrate para acceder al clipping de este proyecto.