COMUNICACIÓN, ESTRATEGIA

Un gran festín

Un banquete de verano para Heladeria Ca’n Miquel. Desarrollo de la estrategia de comunicación para potenciar el producto excéntrico de la mítica heladería de Palma. Storytelling de la marca y campaña concebida en torno al helado salado como actor principal en la mesa.

Palma, julio 2022

Una mesa muy larga, como las de los banquetes de verano, una mantelería antigua recuperada que luce bonita y una sobremesa sin reloj. Es fácil imaginárselo cuando lo salado está sobre la mesa. Sí, hablamos de helados de gamba, de roquefort, de aguacate, de vino y helado de trempó. La lista es igual de larga que esa mesa en la que parece que el tiempo es lo que menos importa, o quizás sea lo que más. ¡Qué más da!

Nada nuevo en una casa que lleva más de 40 años soñando helados diferentes. Ca´n Miquel fue pionera en el sector heladero español cuando, allá por 1979, le dio una vuelta a lo que hasta entonces solo se concebía como un postre dulce. Hablar de helados salados era, además de una provocación, una absoluta excentricidad. Pero aquella idea innovadora y loca que nació con la Transición no tardó mucho en convertirse en seña de la marca. Hoy, segunda y tercera generación mantienen intactas las más de 150 recetas que creó Miquel Solivellas. Ahora, también son el plato principal. 

Para esta campaña rescatamos la torre de helado, un postre de los años 80 que Miquel Solivellas ofrecía en los copetines de sus clientes más caprichosos. Un postre de formas geométricas muy atractivo visualmente por las diferentes alturas, capas con base lisa de helado, bizcochos rellenos de delicadas confituras y adornado con bolas de helado en contraste.

Pocas cosas resultan tan estimulantes como escuchar a Marian y a Teresa Solivellas cómo se disfruta de su helado en casa: «El de trempó normalmente lo servimos como entrante en un vaso pequeño, de los de chupito. El de roquefort lo montamos sobre una buena ensalada de tomate o con endivias”. Merece la pena apuntar las innumerables combinaciones de los más de 150 tipos de helados que fabrican desde 1979. Ca´n Miquel es historia y es presente de los helados naturales con más casta de Mallorca. 

La conversación entre estas dos mujeres que no dejan de interrumpirse para ampliar anécdotas es un viaje al paladar, al corazón y a los recuerdos de la casa en la que crecieron.  Hoy, Can Miquel es un lugar de encuentro entre el placer y el buen hacer para saborear Mallorca estación a estación. Un oasis con una ecléctica carta de helados, batidos, pasteles, bombones y turrones.


Conceptualización y Dirección creativa: Tania Baides Atelier

Fotos: Ricard López

Dirección de arte & set design: Lúa Oliver

Entra o regístrate para acceder al clipping de este proyecto.